Rinoceronte negro: extinción y esperanza



Por en noviembre 14, 2011 | 5:45 PM | Imprimir

Rinoceronte negro: extinción y esperanza

Hace pocos días se declaró extinto el rinoceronte negro del África Occidental; sin embargo aún existen pequeñas poblaciones en el África meridional que pueden evadir aquel fatal destino. Particularmente en Zimbabwe, el conservacionista Raoul Du Toit ha encabezado un proyecto que ha permitido mayor prosperidad económica y un mejor trato del medio ambiente en una basta región, hecho que le valió el Premio Goldman 2011.

Frente a la reducción de hábitats y la amenaza de caza furtiva, el rinoceronte negro de África,  cuarto mayor mamífero de África, vive aparentemente un camino directo hacia extinción continental.

En el siglo XIX, se calcula que cerca de 3 millones de rinocerontes rondaban libres por las sabanas africanas, actualmente su población está en grave riesgo. Pocos día atrás fueron declarados extintos en Africa occidental, ahora sólo quedan pocos ejemplares en países del centro-sur y este del continente negro. Infelizmente la teoría de la escasez tiene su efecto, y ahora estos mamíferos son una gran atracción para turistas que simplemente desean verlos en libertad, pero también, desgraciadamente, para cazadores.  Esta realidad ha hecho que conservar al rinoceronte resulte esencial para la economía de varios países en África. Sin embargo, en Zimbabwe, las luchas políticas erradicaron prácticamente el turismo, por lo que sólo un pequeño grupo de conservacionistas subsistió para defender al rinoceronte negro de la extinción.

Actualmente  Zimbabwe ostenta la cuarta mayor población de rinocerontes en el mundo, con una serie intermitente de éxitos y fracasos en su esfuerzo de conservación. Después de la caza furtiva devastadora a finales de 1980, la consolidación estratégica de los esfuerzos de conservación logró aumentar la población de rinocerontes negro de Zimbabwe durante la década de 1990. Los rinocerontes fueron trasladados a zonas en el sur del país como especie bandera para la conversión de los ranchos de ganado en zonas de conservación de vida silvestre.  Se establecieron contados proyectos de cría exitosos, principalmente promovidos por el sector privado.

Sin embargo, en el año 2000 la fortaleza del sector privado se derrumbó, ya que el gobierno de Robert Mugabe comenzó una política agraria radical que permitió la expansión de la agricultura de subsistencia en las zonas de conservación. Automáticamente se incrementó el número de rinocerontes sacrificados por cazadores furtivos por el comercio ilegal de sus cuernos, producto escaso y preciado en Asia pos su supuesto valor curativo. Por este motivo, la creciente presencia de asiáticos en el este de África ha acortado la cadena de suministro, permitiendo que exista una cuantiosa demanda cada vez más inmediata.

Raoul du Toit,  símbolo de la conservación en África.

Raoul du Toit nació en Zimbabwe. Desde niño tuvo un especial amor por la naturaleza que le rodeaba y decidió estudiar los impactos ambientales de varios proyectos hidroeléctricos en el sur de África. Por azares del destino fue reclutado por una organización internacional que coordina la conservación de rinocerontes y elefantes en todo el continente. Desde su nuevo trabajo, du Toit vio cómo las poblaciones sanas de estas especies mejoraban la biodiversidad y el desarrollo de la vida silvestre en las zonas semiáridas de África; por tal motivo du Toit se dedicó a promover modelos innovadores de conservación pensados bajo la accidentada realidad política y económica de Zimbabwe.

Du Toit se consolidó como figura central en el desarrollo de los distritos de Zimbabwe durante la década de 1990. Ya entrado el siglo XXI  Zimbabwe pasó por momentos sumamente difíciles de escasez de productos básicos y la devaluación catastrófica de su moneda nacional, muchos profesionales dejaron el país, pero du Toit decidió quedarse y luchar por la causa de los rinocerontes.

En la actualidad, la población de rinocerontes negros en la región de Lowveld se ha estabilizado gracias a los esfuerzos que ha coordinado Du Toit. A pesar de la crisis que amenaza las poblaciones de rinocerontes en el sur de Zimbabwe desde 2000, en la actualidad hay aproximadamente 350 rinocerontes negros en la región.

La mayoría de estos rinocerontes viven en las tierras vinculadas con la Fundación Rhino Lowveld, establecida por du Toit en 2009 con el apoyo dela Fundación Rhino Internacional y otros donantes que buscan asegurar grandes extensiones de hábitat protegido. Estas áreas son ahora el hogar de aproximadamente el 80% de la población total de rinocerontes en Zimbabwe. Hoy en día, du Toit y su equipo trabajan alrededor de las grandes reservas estas reservas para controlar los rinocerontes, sanar sus lecciones, reforzar el frente a la caza furtiva y crear conciencia en la comunidad de la necesidad de conservar estos mamíferos. Asimismo, du Toit aboga a nivel internacional para la protección del rinoceronte y ha ayudado a reintroducir  poblaciones de rinocerontes en Botswana y Zambia.

El Programa de du Toit no se centra únicamente en la conservación de fauna silvestre. El zimbabuense se ha incorporado al debate internacional sobre la protección de la biodiversidad en su sentido más amplio, negociando constantemente el equilibrio entre conservación y desarrollo. Para du Toit, el cuidado del medio ambiente y la conservación de la fauna silvestre son aspectos cruciales para que Zimbabwe sea un país más prospero.

Para generar incentivos económicos para que las comunidades locales conserven a los rinocerontes, el Fideicomiso Lowveld está ayudando a las personas para adquirir pies de cría de rinoceronte en zonas de conservación adyacentes, por lo que la progenie de valor puede ser vendida a  proyectos de repoblación en la región. Asimismo, gran parte de los ingresos va encaminado a educación en escuelas locales.

 Autora: Marta Franciolli              

 De origen italiano y costarricense, nació en la ciudad eterna de Roma, ahí vivió su niñez y otros bellos lapsos de su vida. Finalmente se mudó a Costa Rica, desde donde ha adquirido un amor especial por la exuberante naturaleza centroamericana. Amante de la fotografía, el cine y las artes circenses, terminó por estudiar ciencias políticas  porque desea inculcar mayores cambios en el consumo, la economía y la mentalidad de las personas a través de políticas públicas que inculquen mayor educación y respeto hacia nuestro entorno y los demás seres vivos que habitan en éste.

 

 

 





Artículos , ,

Artículos Relacionados

Trackbacks para este artículo

  1. […] I. Rinoceronte Negro: Extinción y esperanza. […]

3 comentarios


  1. Heidi, 2 años hace Responder

    si, hay esperanza, infelizmente es poca


  2. Carlos Alberto, 1 año hace Responder

    Hoy lei un articulo , que se declaro oficialmente la extinción de estos hermosos animales .. espero ustedes puedan mantener algunas especies .Para que nuestras generaciones futuras los puedan conocer .. Es muy triste saber que es solo por su cuerno que los cazan y no por una nececidad.. creo que los que compran estos artículos no tienen cultura alguna..da mucha tristeza saber que poco a poco se terminan las especies de animales..


Deja un comentario